Técnicas de intervención

Cuando emerge un problema en algún ámbito de nuestras vidas, la primera manifestación visible de la existencia de dicho problema es el comportamiento. Por ello, la psicología  cognitiva -conductual tiene como objetivo de toda terapia  saber qué pensamientos y qué conductas ha llevado a cabo la persona desde que se inició el problema y qué cosas podrían cambiarse para mejorar su calidad de vida.

En la terapia cognitivo-conductual cabe destacar que nos centramos en los problemas actuales del paciente y en sus síntomas, dónde el terapeuta tiene un rol activo diseñando un plan consistente en técnicas y ejercicios que propone al paciente.

  • Terapia Racional Cognitivo Conductual (TREC): La terapia racional-emotiva-conductual parte de la idea que la perturbaciones emocionales están provocadas frecuentemente no por las situaciones ambientales en sí mismas, sino por la interpretación que el paciente hace de las mismas. El objetivo de la TREC -de modo semejante a la terapia cognitiva- es el cambio de patrones de pensamiento irracional que el paciente tiene y que interfieren con su bienestar.
  • Reforzamiento positivo: El terapeuta puede reforzar comportamientos específicos del paciente para que este los realice con más frecuencia.
  • Entrenamiento asertivo: La asertividad es la capacidad de expresar los pensamientos y sentimientos propios sin ansiedad ni agresión y de manera socialmente aceptable. Durante la terapia, el paciente puede aprender a comunicarse de un modo eficaz, manifestando sus propias opiniones.
  • Reestructuración cognitiva: Es un procedimiento técnico por el cual las personas aprenden a cambiar algunas maneras de pensar distorsionadas que conducen a malestar emocional y frustración. Se trata de trabajar los pensamientos denominados automáticos, porque no hacemos ningún esfuerzo para que se presenten, simplemente, ellos aparecen.
  • Desensibilización sistemática: Se trata de una técnica muy utilizada en el tratamiento de los desórdenes de ansiedad, especialmente en las fobias. Consiste en la aplicación de una jerarquía de estímulos estresantes a través de imágenes visuales. Es decir, paciente y terapeuta diagraman un conjunto de situaciones típicas a las cuales el paciente teme, especificando la mayor cantidad de detalles posibles. Luego, mientras el paciente se encuentra en un profundo estado de relajación, se le guía para que vaya imaginando estas escenas temidas de acuerdo al grado de ansiedad que le provocan. El siguiente paso consiste en guiar al paciente a que enfrente sus temores de manera real, sin embargo, en algunos casos, y con previo consentimiento del paciente, la Desensibilización Sistemática se aplica directamente en su variante “in vivo”.
  • Modelado: Es una técnica terapéutica en la cual el individuo aprende comportamientos nuevos observando e imitando el comportamiento de otras personas, denominados “modelos”. El modelado es muy útil en aquellos casos en los que la conducta que el individuo requiere aprender no se encuentra en su repertorio de habilidades. Esta técnica es de uso extendido en la práctica clínica, tanto para eliminar miedos como para aprender nuevas formas de comportarse.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s